No-code: la eterna promesa de crear sin saber programar
No-code: la eterna promesa de crear sin saber programar

No-code: la eterna promesa de crear sin saber programar

07/10/2023
0 Comentarios

El no-code es un movimiento que tiene el objetivo de facilitar el desarrollo de aplicaciones (webapps o apps móviles) sin que sea necesario saber programar.

Tengo muchos conflictos con este término, que empezó a ponerse de moda en 2018, pero, en realidad, no «arrasó» hasta 2022.

Antes de seguir, conviene aclarar que no soy programador. Pero llevo usando «no-code» desde mucho antes de que se pusiera de moda el término. Y, probablemente, tú también. Justo por eso me molesta un poco la etiqueta.

Vamos a empezar:

Los orígenes del no code

Creo que desde el principio de los tiempos (bueno, desde que tenemos ordenadores) el desarrollar sin saber programar siempre ha sido un objetivo.

Cuando el término empezó a popularizarse (circa 2022), para referirse a creadores de páginas web (como Caard o Webflow) algo empezó a chirriarme en la cabeza: ¿no es justo lo que llevaba haciendo WordPress desde 2003?

Cuando empecé a ver que cualquier creador de formularios tipo Google Forms o Typeform, que salía se autodenominaba como «no-code» empecé a irritarme: ¿había algo nuevo de verdad en todo esto? ¿O es un timo para recién llegados?

Nunca encontré una respuesta satisfactoria, más allá, del «sí, pero ahora suena más guay porque se hace en plataformas privadas que no comparten el código y encima es más caro y bonito, en Helvetica«.

Por un tiempo pensé que no había mucho más que unos cuantos advenedizos creando una etiqueta y una moda para subir la valoración de sus startups. En cierto modo me equivocaba: hay cosas de valor realmente diferenciales en este movimiento.

Funciones que van más allá de crear una página web o un formulario, que justo era una necesidad que estaba ya más que resuelta.

Por qué es importante el no code y para qué lo puedes usar

Puedes (ya podías, hacía 20 años) usar plataformas no code para crear una web, pero la gracia es que lo puedes usar para mucho más:

  • Crear directorios.
  • Crear marketplaces.
  • Crear aplicaciones (semi) profesionales como un CRM o un sistema de facturación.
  • Conectar procesos y aplicaciones entre sí (formularios, bases de datos,…)
  • Calculadoras, tests…

La gracia del tema está en que, si bien ya existían aplicaciones y plataformas que te permitían cubrir cualquiera de los casos de uso de arriba (por ejemplo, ya podías crear un marketplace tipo airbnb con ShareTribe o una calculadora o quizz online con OutGrow), después de la «explosión» muchas otras cosas, como la creación y administración de bases datos (para personas, no para desarrolladores) hizo que todo se pudiera personalizar mucho más.

¿Ahorras dinero con no code?

Es una gran pregunta y… Tengo que decir que no lo veo tan claro.

Es posible que acabes pagando cuotas mensuales muy asequibles de tantas plataformas distintas que no te salga rentable: «30 de Webflow, 25 de Zapier, 20 de Airtable, ah, mete otros 40 de ActiveCampaign…» Y, cuando te quieres dar cuenta, estás en los 4000€ al año.

Sin olvidar que, por muy fáciles que sean la mayor parte de plataformas, todas tienen cierta barrera de entrada y se tarda en aprender a usarlas. Y que las condiciones pueden cambiar de la noche a la mañana.

Soy de los «tradicionales» y sigo pensando que Webflow y todos estos creadores de web «fáciles» no son más que un sacacuartos para hacer lo mismo que podíamos hacer con WordPress, pero bastante más caro y con menos posibilidades, pero esa es otra historia.

Dicho esto, en muchos casos, sí tiene todo el sentido del mundo: conectores entre distintas apps, transformación de datos, aplicaciones sencillas que vayas a usar en tu día a día…

Desde hace tiempo que el CRM y la gestión de tareas de AppCritic están creadas con Notion, con plantillas a medida que he hecho yo mismo. Puede que no sea el mejor sistema en muchas cosas, pero es el que necesito.

Algunas plataformas no code

Aunque hay directorios mucho más completos, voy a mencionar alguna de las herramientas que más me han gustado y a las que veo más valor (bueno, y alguna a la quiero trollear).

Para crear webs

Después de meterme con el no code para crear webs, no puedo dejar de mencionar una de las plataformas más interesantes y de las que menos se habla: Softr.

Así podrías crear un portal de cursos con Softr, herramienta no code

Softr permite crear webs conectándolas directamente a Google Sheets o Airtable (de la que hablaremos en breve). Algo que suena tan sencillo, abre muchísimas posibilidades: porque permite a personas normales (como yo, quizá como tú) conectar bases de datos con interfaces visuales, que, como suelen decir muchos, es el 80% del trabajo.

Webflow. No entiendo la emoción que despierta esta herramienta. No va con segundas: es que me parece un cuerno complicado de usar y los resultados, aunque son buenos, no me parecen mejores que los de otras muchas herramientas parecidas. Si tú lo entiendes, cuéntamelo. Solo he trabajado con un cliente que tenía Webflow y ni iban más rápido, ni hacían las cosas más fáciles que con un WordPress de toda la vida (y creo que ya han gastado más dinero en cuotas mensuales y cosas a medida de las que habrían gastado con WP). Si tú lo entiendes, explícame como esta cosa está valorada en 4.000 millones de $ y despierta tantas pasiones.

Captura de pantalla de Caard

Caard. Una de estas soluciones para hacer páginas web de «una sola página». También se puso muy de moda y, una vez más, me sentí como un señor mayor al recordar a About.me y otras cosas parecidas. Dicho esto, es fácil de usar y agradable al tacto 😉

WordPress. Medio internet funciona con WordPress. Si desapareciera mañana, íbamos a flipar más de lo que creemos. Y, sin embargo, tiene menos fama y una valoración ridícula comparada al valor que aporta.

Base de datos

Airtable. Es una de las clásicas. Aunque me costó algo al principio, es bastante flexible y se le puede coger el truco en un par de tardes. Puedes crear un CRM, un directorio o un marketplace (sí, los ejemplos que ponen siempre todas las plataformas no code), pero es que puedes hacerlo como te dé la gana.

Yo, por ejemplo, lo usé para construir una versión inicial del directorio de Apps de WhatsApp, que hice a medida como parte de investigación para un cliente. Algo así:

Un directorio de herrmientas creado con Airtable para un proyecto a medida

Vamos, que en lugar de compartir un PDF con los resultados de un análisis, puedes crear una base de datos con los campos que necesites.

Zapier Tables. He usado Zapier bastante, pero no su base de datos, Zapier Tables. Le veo mucho potencial, porque usar el mismo sistema para almacenar que usas para conectar todo, debe añadirle mucha facilidad a todo. Así que aquí la dejo, como recordatorio para investigar en el futuro.

Formularios

Tally. No me canso de recomendarla (no solo porque sea afiliado, ¡de verdad!). La uso para las encuestas de la newsletter, formularios al final de cursos… Pero puedes crear un sistema para firmar propuestas, subir CVs, calculadoras… Va bastante más allá que Google Forms y su versión gratuita es muchísimo más amigable que la de Typeform (que, visualmente está muy chula, pero apenas permite personalización).

Para organizar tu vida (y mucho más)

Notion. Cuesta explicar que es Notion, pero es de esas cosas sin las que no podría vivir. Una mezcla entre wiki, gestor de proyectos, creador de… Yo qué sé. En mi caso, es mi «sistema operativo». Ahí he definido mi sistema GTD, mi sistema de archivos, CRM, calendarios editoriales…

El notion de AppCritic: usando no code en mi día a día

Para aprender Notion, echa un ojo a esta web.

Integraciones

Zapier. Zapier te permite conectar casi cualquier aplicación (bueno, cualquiera). En cuando tengas varias apps, y necesites pasar datos de una a otra, lo vas a necesitar.

Ejemplo: En una tarde monté un sistema que, rellenando un formulario, te validaba y enviaba una propuesta para firmar por email, cargando tus datos en el CRM. Esto involucraba Pandadoc, Tally y Pipedrive. Todo conectado con Zapier.

Make. Una alternativa a Zapier, algo más visual. Muy potente (la he usado menos, pero merece la pena).

Aplicaciones «más complejas».

Solo voy a mencionar las típicas, sobre las que he leído, porque no las he usado. Tienen pinta de ser potentes, pero no es algo que aprendas en una tarde (creo):

  • Retool. Aquí vi como un partner se había montado un sistema de gestión de analistas de software completamente personalizado. Seguramente, ese software a medida le habría costado decenas de miles de euros.

Epílogo: la importancia de las etiquetas

Aunque fui algo troll del no-code… Tengo que decir que le he sacado partido más de una vez. No deja de molestarme que Webflow, que se ha usado para hacer unas 230.000 webs en el mundo, tenga una valoración tan cercana a la de WordPress (que se ha usado para crear más de 800 millones de webs): +4.000 millones en el caso de Webflow, algo más de 7.000 millones de dólares en el caso de Auttomatic, la empresa matriz de WordPress, como me comentó un día por Twitter Ignacio Arriaga.

Tengo claro que el modelo de software libre complica la «captación de valor», pero no dejaba de sorprenderme que algo que llevábamos haciendo 20 años (webs sin código), fuera de repente «una tendencia cool».

Supongo que es una de las consecuencias de acumular experiencia: todo tiende a reinventarse, una y otra vez. Y, muchas veces, los cambios son solo estéticos (cambios de etiquetas). Otros, son cambios más profundos.

Aquí tenemos de los dos.

Y, con la Inteligencia Artificial, el no code solo puede ir a más.

Llevamos décadas prometiendo la democratización de la creación en tecnología.

Hoy, estamos más cerca que nunca. Podemos crear con interfaces visuales los prototipos y afinar el código a base de Bard y ChatGPT.

Cada vez importa más entender los fundamentos y la lógica de negocio, menos el cacharreo técnico.

Foto de Chris Ried en Unsplash

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *